Tag

, , , , , , , ,

Reliquiari fantastici: lo Scrigno di Egberto o Sandalo di Sant’Andrea. Puoi leggere quest’articolo in italiano cliccando qui

El cofre de Egberto se encuentra en la Sala del Tesoro de la catedral de Tréveris1, monumento declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986.

Este pequeño cofre es un maravilloso ejemplo de orfebrería otoniana, comisionado por el arzobispo de Tréveris Egberto (977-993) en el umbral del año 1000.

La orfebrería otoniana se desarrollaba sobre todo en Tréveris, Essen, Hildesheim, Reichenau, Colonia y Ratisbona y su producción tenía como objetivo principal la propaganda del culto imperial a través de la sacralización del lujo.

Este, en concreto, contenía algunas reliquias, entre las cuales una parte de la suela de la sandalia de San Andrés2, razón por la cual se conoce también como ‘el relicario de la sandalia de San Andrés’, al que hacen referencia las gemas que decoran un pie dorado situado en el centro de la ‘tapa’ del relicario. A pesar de sus pequeñas dimensiones (31x44x22), ha sido utilizado también como altar portátil.

El relicario está apoyado sobre cuatro leones sentados desde cuyas bocas cuelgan sendas anillas que servían para colgarlo. Los dos lados mayores están revestidos de placas de marfil y entre los esmaltes sobre fondo dorado con los símbolos de los evangelistas hay dos leones reutilizados, de origen anglosajón. En los otros dos lados, decorados con esmaltes, gemas y oro, hay dos discos de época merovingia, uno en cada lado. En uno de ellos observamos, engarzado en el centro, un ‘solidus’ áureo con el retrato del emperador Justiniano (acuñado antes del 538) rodeado de algunos discos de esmalte cloisonné y de otro de oro punzonado dentro del cual se inscribe una cruz. El uso en origen de este tipo de discos podría haber sido el de un relicario en sí mismo (existe un espacio vacío entre la moneda y la placa), o haber sido un colgante utilizado como pectoral por un sacerdote. El ‘pie’ que corona el relicario está tallado en madera de roble cubierta de una lámina de oro y está decorado con tiras de piedras preciosas que simulan los cordones de la sandalia.

Disco merovingio con al centro un ‘Solidus’ con la efigie de Justiniano. Lado menor del relicario

Estos tipos de relicarios son también denominados ‘parlantes’, porque representan a la reliquia que contienen, categoría muy similar a la de los ‘antropomorfos’ en los que el relicario está realizado imitando la forma de la parte del cuerpo a la que pertenece la reliquia que contienen3. Posiblemente este sea el ejemplo más antiguo de ‘relicario parlante’ de entre los que han llegado hasta nuestros días.

Una inscripción a lo largo del borde de la tapa revela que Egberto fue el comitente y describe, al mismo tiempo, cuáles eran las reliquias contenidas. Además de la reliquia principal, el altar contenía partes de la barba y de la cadena San Pedro y un clavo de la crucifixión de Cristo. Este último, a su vez, estaba guardado dentro de una preciosa custodia con forma de clavo.

Es muy posible que una fuente de inspiración para la realización de este objeto haya sido el altar de oro de San Ambrosio de Milán, de época carolingia, tratado por Reliquiosamente en este artículo.

Egberto era un gran mecenas y gracias a su impulso Tréveris se convirtió en un importante centro de producción artística. Reutilizando objetos merovingios Tréveris quería proclamar con orgullo su antigüedad con respecto a las diócesis de Magunza y Colonia, con las que Egberto competía para hacer valer la importancia de la provincia eclesiástica y obtener la supremacía de la zona del Rin-Mosela. Tréveris ya desde el siglo VI había sido un importante centro de orfebrería, época en las que se realizaron estos discos. Y el relicario se prestó como un elemento perfecto para evidenciar sus antiguas tradiciones apostólicas e imperiales. En el 997 Benedicto VII concedió a la diócesis de Tréveris el primado de la Galia Bélgica.

…..

1.-  En la catedral de Tréveris también se conserva la Sagrada Túnica de Cristo, una importante reliquia de la pasión, a la que Reliquiosamente ha dedicado un artículo, a cuya lectura invito.

3.- Para saber más sobre las reliquias de San Andrés invito a la lectura del artículo: Tras las huellas de los apóstoles: las reliquias de San Andrés

2.- Consulta también el artículo ‘Relicarios antropomorfos’ publicado en Reliquiosamente