Tag

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Perché i Re Magi sono a Colonia?                                                                     Puoi leggere quest’articolo in italiano cliccando qui

re magi sant'apollinare nuovo

No se sabe a ciencia cierta si los Reyes Magos fueron tres, cuáles fuesen sus verdaderos nombres o de dónde procediesen. Tampoco se conocían entre sí antes de llegar a Jerusalén. En el Nuevo Testamento únicamente encontramos una referencia a ellos en el Evangelio de Mateo y están mencionados sólo vagamente en el Antiguo Testamento, en el libro del profeta Isaías. Mateo no indica sus nombres y tampoco que fuesen tres, pero dice que llevaron oro, incienso y mirra y que venían de Oriente siguiendo una estrella.

Pero ahora Benedicto XVI, no solo nos quita la mula y el buey del pesebre, sino que afirma, en su libro ‘La infancia de Jesús’, que probablemente los Reyes Magos provenían de Tharsis, lugar que muchos estudiosos identifican con Tartessos, una antigua ciudad-estado de Iberia, situada en el sur de la actual España, probablemente la más antigua civilización de Occidente. Pero ¿No procedían de Oriente?

Umberto Eco, en su libro ‘Baudolino’, nos echa un cable: nos dice que Bithisarea era rey de Godolia y Saba, Melichior rey de Nubia y Arabia, y Gataspha rey de Tharsis y de la isla Egriseuta, donde crece la mirra, y que me gustaría saber dónde está. No se sabe si murieron juntos pero por lo visto fueron sepultados todos en el mismo lugar porque, según la tradición, sus restos fueron hallados por la emperatriz Elena, madre de Constantino, en el monte Vaus, identificado con el monte Sabalan, en el actual Azerbajan. Aquí los Reyes Magos consagraron una capilla dedicada a Jesús y siempre en este mismo lugar se reunirían todos los años. Otra tradición dice que los Reyes Magos volvieron a Jerusalén después de la crucifixión de Cristo y allí serían martirizados.

capitello sant'eustorgioLa emperatriz Elena, Santa Elena, llevó las reliquias de los Reyes Magos a Santa Sofía de Constantinopla. Otra tradición del siglo XII nos cuenta como Eustorgio (que más tarde sería San Eustorgio), fue a Constantinopla en el 343 para recibir la confirmación de su nombramiento como obispo de Milán. Volvió no sólo confirmado obispo, sino también con un enorme sarcófago que contenía las preciosísimas reliquias de los Reyes Magos que había recibido como regalo del emperador. El sarcófago estaba en un carro tirado por bueyes. Cuando llegaron a Milán los bueyes, en un determinado lugar, se pararon y no quisieron proceder más, por lo que Eustorgio comprendió que las reliquias querían quedarse en allí y tuvo que abandonar la idea de llevarlas a la catedral.

La basílica di San Eustorgio de Milán se halla exactamente en ese lugar. Un capitel que representa los bueyes que transportan el sarcófago nos ilustra este episodio. El sarcófago se puso en una capilla dedicada a los Reyes Magos y las reliquias permanecieron en él hasta el año 1162, cuando Federico Barbarroja saqueó la ciudad cogiendo también las reliquias de los Reyes Magos como parte del botín.

Las donó al arzobispo de Colonia, Rainaldo de Dassel, que las sacó del sarcófago para pasar inadvertido. Rainaldo, de hecho, estaba en abierto conflicto con el papa de Roma porque apoyaba al antipapa, por lo que sucesivamente fue excomulgado. Estas reliquias, por lo tanto, una vez llevadas a Alemania, le habrían ayudado a aumentar su prestigio permitiendo poner las cosas a su favor, como de hecho ocurrió. Por no hablar además, del prestigio de lugar porque, como el mismo Baudolino afirma, una reliquia puede cambiar el destino de una ciudad.

arca re magi coloniaAhora era necesario dar una digna casa a los restos de estos tres ilustres monarcas. Por este motivo en el 1248 se iniciaron las obras para la construcción de una nueva catedral. Las obras tomaron casi tres siglos. La enorme arca del siglo XIII donde fueron depositados los famosos restos se encuentra aun hoy detrás del altar mayor de la catedral de Colonia. Construida en madera y plata dorada, pesa trescientos kilos y mide unos dos metros y medio por uno. Es probablemente, el sarcófago más grande del mundo.

sepolcro magi sant'eustorgioPero volvamos a Milán. Después de este robo, la basílica de San Eustorgio se quedó sin sus más preciosas reliquias y el grande sarcófago romano de mármol traído por el obispo Eustorgio, con la inscripción ‘Sepulcrum Trium Magorum’ y con una estrella cometa, se había quedado vacío. ¡Pero la basílica se construyó sólo para darles cobijo! Arriba del todo, en la punta del campanario, ¡en vez de haber una cruz hay una estrella de ocho puntas! Y además, este lugar era una etapa obligada para todos los peregrinos que desde el norte de Europa iban a Roma para luego proseguir para Jerusalén. ¡Era necesario recuperarlas!

Altare cappella re magiFueron tantas las peticiones de restitución a lo largo de los siglos que al final los milaneses consiguieron, en 1904, que les devolvieran una pequeña parte. Las pocas reliquias conseguidas se colocaron de nuevo en la capilla de los Magos, no en el sarcófago grande, sino en una teca sobre el altar.

Pero ¿Existe alguna prueba o documento que demuestre que éstas son las verdaderas reliquias de los Reyes Magos? La respuesta es obvia. ¿A quién pertenecen los restos del sarcófago de Colonia? Pero esta es otra historia.

Antes de terminar quiero citar las palabras de Baudolino acerca de las reliquias:

Es la fe que las hace verdaderas, no las reliquias las que hacen verdadera la fe