Tag

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La scacchiera di Carlo Magno.                                                                             Puoi leggere quest’articolo in italiano cliccando qui

Scaccheira

Quien haya hecho la peregrinación a Santiago de Compostela por el Camino Francés y desde el inicio, sabrá que la primera etapa, nada más cruzar los Pirineos, es la que va desde Valcarlos a Roncesvalles. Llegados a Roncesvalles y olvidando por un momento el cansancio (¡todavía estamos en la primera etapa!) quien quiera visitar la Colegiata de Santa María del siglo XII-XIII (antiguo hospital de peregrinos) y su museo, podrá admirar el espléndido reliquiario colectivo llamado el ‘Ajedrez de Carlomagno’.

colegiata

Se trata de una tabla de madera de nogal revestida de plata y esmalte translúcido. Tiene un marco decorado y en su interior contiene 32 casillas que guardan reliquias encerradas bajo pequeñas placas de cristal de roca. Estas a su vez, se alternan con 31 plaquitas esmaltadas, quedando como un ajedrez. Si a estas últimas añadimos las 20 del marco, en total tendremos 51 plaquitas de esmalte. Pequeñas reliquias están encerradas en las casillas rectangulares no esmaltadas, cada una identificada por su correspondiente etiqueta y son de diferentes procedencias. Las reliquias no están a la vista, salvo el fragmento del Lignum crucis.

detalle 1

Las plaquitas esmaltadas presentan todo un programa iconográfico cuyo tema es el Juicio Final y la Redención de la Humanidad. En el centro: el Juicio Final, entre la Virgen y San Juan considerados como intercesores, y ángeles con los instrumentos de la pasión. Luego tenems los prolegómenos del Juicio, los muertos que salen de las tumbas, los evangelistas, los apóstoles, las Santas Catalina, Margarita y Magdalena. La Anunciación completa el programa y en la parte superior, entre San Juan Bautista y San Agustín es visible un fragmento de la Vera Cruz. Las plaquitas del marco representan, en cambio, escenas y profetas del Antiguo Testamento.

detalle 2

La tradición dice que la pieza fue un regalo del emperador y que es de factura islámica. En realidad, el reliquiario se construyó en Montpellier en el siglo XIV, tal y como revela el punzón en la parte posterior. También la grafía de las etiquetas, visibles debajo del cristal de roca, es característica de esta época.

¿De qué forma está relacionada con Carlomagno? La historia ofrece la inspiración y la leyenda, que se difundió a través del poema épico ‘La chanson de Roland’, añadió el resto.

Targa RoncisvalleSegún la historia, el 15 de agosto del 778 Carlomagno volvía del asedio de Zaragoza y se dirigía hacia Burdeos. Un grupo de Vascones, que se habían unido a los musulmanes, le estaba esperando en el bosque de Ibañeta, cerca de Roncesvalles. Allí le tendieron una emboscada que empezó con un ataque a la retaguardia, que era la parte más débil. Fue una gran derrota en la que murieron todos los soldados de Carlomagno, incluido su sobrino Roldán.

Ajedrez_templarioCarlomagno era un gran apasionado del ajedrez. Cuenta la leyenda que, para celebrar su cumpleaños, organizó una fiesta en Valcarlos y desafió un saldado franco a una partida de ajedrez. El nombre del soldado era Garín y era el mejor jugador del reino. Para la partida, el emperador mandó traer un maravilloso ajedrez, regalo del gobernador musulmán de Barcelona. Se dice que el ajedrez estaba hecho de piedras y metales preciosos y que tenía la propiedad de embrujar a todo aquél que lo miraba. Si Garín hubiese resultado vencedor el emperador le regalaría todos sus territorios comprendidos entre Aquisgrán y los Pirineos y le concedería la mano de su hija mayor. En caso contrario, pagaría con su vida.

Durante la partida, el humor y el aspecto de los dos jugadores iban cambiando progresivamente. Después de una hora Carlos se levantó de improviso mandando por el aire el ajedrez y las piezas, comprendiendo inmediatamente lo que estaba ocurriendo. Había oído el sonido del Olifante (el cuerno) de Roldán pidiendo ayuda. Entonces Carlomagno mandó que tocaran todos los olifantes para que Roldán supiera que iría en su ayuda.

Morte_di_RolandoDando un paso atrás, en Roncesvalles, Olivero, fiel amigo de Roldán, vio como llegaban los sarracenos y le dijo a Roldán que tocara el cuerno. Pero Roldán esperó un poco pensando que podía él solo sin ayuda. Desde lo alto los sarracenos empezaron a lanzar piedras para asustar a los animales que se precipitaron al barranco con todos los carros. Cuando Roldán se dio cuenta de la gravedad del momento, habiendo también sido herido de muerte, tocó el cuerno con tanta fuerza que la tercera vez le salió sangre por nariz y boca. Hasta el olifante se quebró. Aunque Carlomagno lo hubiera oído, ya era demasiado tarde. Por lo tanto coge el olifante roto y su espada Durandarte y los esconde debajo de su cuerpo que yace en el suelo. Durandarte en sí misma también era un reliquiario porque contenía, en la empuñadura, un diente de San Pedro, sangre de San Basilio, algunos cabellos de San Dionisio y un trozo del vestido de la Virgen. Roldán muere.

estela RoldanCuando Carlomagno llega y ve a su ejército derrotado y diezmado, a Roldán y a Olivero muertos, llora amargamente y se arrepiente de haberse dejado embrujar por el ajedrez en vez de estar en el campo de batalla al lado de su sobrino. Estaba tan desconsolado y arrepentido que decidió ir en peregrinación a Santiago de Compostela para pedir perdón al apóstol. Carlomagno llevaba un pergamino en el que cada noche escribía todos sus pecados a medida que los iba recordando para poder luego confesarlos al santo y pedir el perdón. Cuando llegó delante de la tumba de Santiago y sacó el pergamino, vio que estaba en blanco, como si no hubiera escrito nada. Eso significaba que el apóstol ya lo había perdonado por el sacrificio que había hecho soportando agua y frío, atravesando montes y ríos a pie y por su arrepentimiento.

monumento-roncesvallesPodemos revivir esta bella leyenda visitando Roncesvalles donde, además del ajedrez de Carlomagno, veremos el monumento que recuerda la batalla, levantado en ocasión de su XII centenario, el 15 de agosto de 1978, según reza la placa, y luego el magnífico puerto pirenaico de Ibañeta-Vacarlos que es la puerta de entrada en territorio español. Y lógicamente el topónimo Valcarlos recuerda a Carlomagno, es decir, el valle de Carlos, Vallis-Karoli.