Tag

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Le sante immagini acheropite (3)   Il ‘Mandylion’ di Edessa: l’archetipo di tutte le acheropite                                                                                       Puoi leggere quest’articolo in italiano cliccando qui

En el siglo VI, en los tiempos del emperador Justiniano, se veneraba en Edesa una imagen del rostro de Cristo, de la que se decía que no había sido creada por mano humana. Su ayuda fue decisiva para parar el asedio de los persas de Cosroe I. Esta imagen fue objeto de gran veneración incluso durante la conquista árabe, y pasó a la historia con el nombre de Mandylion (del árabe, lienzo) o imagen de Edesa o de Agbar.

Según una tradición, esta imagen fue hallada en un nicho de las murallas de Edesa y posteriormente se hicieron réplicas sobre dos diferentes soportes; el original sobre un lienzo doblado en cuatro y una copia sobre una teja (keramion), habiéndose formado esta última por contacto con el original. Además, el emperador mandó construir una iglesia en Edesa para custodiarla.

Una leyenda, con elementos similares a los narrados en los precedentes artículos sobre Verónica y las imágenes españolas, nos cuenta cómo el rey cristiano de Edesa (la actual Urfa, Turquía), Agbar V Ukkama (13-50), gravemente enfermo, envió una carta a Jesús a través de un mensajero, llamado Ananías, con el ruego de que fuera a visitarlo. En algunas fuentes se dice que Jesús mandó, junto con una carta de respuesta, a un discípulo suyo, Tadeo Adai, a la vista del cual y con tal solo verle, el rey sanó inmediatamente. Curiosamente, Eusebio de Cesarea, en su Historia de la Iglesia (320 aprox.), confirma la existencia de correspondencia epistolar entre Jesús y el rey Agbar y la peregrina Egeria cuenta en su ‘Itinerarium’ haber visto las cartas originales.

Mandylion de Génova, Iglesia de San Bartolomeo degli Armeni

Otras fuentes dicen que Ananías habría vuelto de su viaje con un lienzo, doblado en cuatro (tetradiplon), que habría utilizado Jesús para secarse el rostro, quedando la imagen impresa cuatro veces. Tetradiplon es un término utilizado también para la Sábana Santa. Ésta también, cuando fue hallada, estaba doblada en cuatro, con solo el rostro de Cristo a la vista. Es por lo tanto posible que el Mandylion y la Sábana Santa sean la misma cosa.

En el 639 Edesa fue conquistada por los musulmanes y esto fue clave para la supervivencia del Mandylion porque, de esta manera, se salvó de las luchas iconoclastas que en el Imperio Bizantino llevaron a la destrucción de muchas imágenes sagradas. En el siglo X, y como consecuencia de un acuerdo con los musulmanes, el Mandylion fue trasladado de Edesa a Constantinopla, visto que ya había pasado el tiempo de la iconoclastia. El jefe de la delegación bizantina, al que se entregó la reliquia, desechó las copias, incluso la de la teja (keramion). La imagen original fue llevada en la capilla de Nuestra Señora del Faro, en el palacio real, donde se custodiaban las reliquias más importantes. Algunos años más tarde, en el 968, el emperador Nicéforo II consiguió llevarse a casa también el keramion y las copias, que eran presumiblemente del siglo VII. Estas imágenes está documentado que estaban en Constantinopla a principios de 1200, un hecho confirmado por Nicolás Mesarites, custodio de la capilla y por Robert de Clari, cronista de las Cruzadas.

Mandylion. Capilla Matilde, Vaticano (foto VeronicaRoute)

El original, por tanto, permaneció en Constantinopla hasta la IV Cruzada, que más que una cruzada fue un saqueo en toda regla. Fueron robados los tesoros más preciosos y también muchas reliquias, que fueron llevadas a Europa. También el Mandylion fue probablemente robado durante el saqueo y llevado a París, donde se pierde la pista durante la Revolución Francesa. Esta presencia en Francia del Mandylion nos lleva de nuevo a pensar en la Sábana Santa. Según otras fuentes el Mandylion desapareció durante la conquista sasánida de Edesa, en el 609 y lo que se llevaron a Constantinopla sólo eran las copias…

De las dos copias que quedaron en Constantinopla, una fue donada por el emperador Juan VII Paleólogo (1341-1391) a Leonardo Montaldo, legado el dogo de Génova, y aun hoy es venerado en la iglesia armenia de San Bartolomé de esta ciudad. La otra copia fue enviada a Roma, inicialmente custodiada en San Silvestro in Cápite y después mandada trasladar por Pio IX a la capilla privada de los papas, en el Vaticano, la capilla Matilde1. En el marco del Mandylion de Génova se pueden ver diez pequeños bajorrelieves que cuentan la historia de la imagen, empezando con la enfermedad del rey Agbar.

Cristo entrega el Mandylion a Ananías. Detalle del marco del Mandylion de Génova (siglo XIV) (foto VeronicaRoute)

Estas dos imágenes son actualmente las únicas dos copias existentes del que se denomina ‘Mandylion’, aunque queda la duda con respecto al ‘Santo Rostro’ de Jaén, cuya imagen se asimila más al ‘Mandylion’ que a la Verónica, pudiendo ser una tercera copia. Como puede observarse a primera vista, los rasgos del rostro del ‘Mandylion’ de Edesa son diferentes de los de la Verónica, en la que la imagen de Cristo aparece con los ojos cerrados, como también en la Sábana Santa.

——

(1) – Según Saverio Gaeta, tanto la imagen de Génova como la de la Capilla Matilde serían del siglo XII-XIII (Saverio Gaeta. L’enigma del volto di Gesù. L’avventurosa storia della sindone segreta. Milán 2010).

Para saber más: 1.- M. Hesemann, Testimoni del Golgota, Cinisello Balsamo 2003 –  2.- S. Gaeta, L’enigma del volto di Gesù, Milano 2010 – 3.- Veronicaroute.com –  4.- http://www.lindro.it/dal-mandylion-alla-sindone-di-filippo-burgarella/

**Consulta también mis otros artículos sobre las otras aquerípitas: la Verónica, La Santa Faz y el Santo Rostro, La Aquerópita del Salvador, Los Santos Rosotros de Lucca y Sansepolcro